Mantener los electrodomésticos en óptimas condiciones

Mantener los electrodomésticos en óptimas condiciones

A día de hoy no imaginamos la vida sin la facilidad de contar con los electrodomésticos en un  hogar e incluso en las empresas que tienen comedores u offices para que sus empleados puedan llevar una vida laboral acorde con los tiempos y las necesidades que corren, y aunque parezca obvio como en el caso de nuestros vehículos a la hora de mantenerlos para que funcionen, en ocasiones no lo hacemos con nuestros electrodomésticos. El caso de los frigoríficos es uno de ellos, es un aparato indispensable, y aunque popular en todos los ámbitos no pensamos en su mantenimiento hasta que nos falla y tenemos que comprar las piezas de recambios Liebherr.

Todas las personas saben como se utilizan pero no tienen en cuenta que como en el caso de los vehículos y cualquier aparato o maquina necesita en ocasiones la sustitución de un repuestos Liebherr o el ajuste de algún componente. Uno de los fallos mas frecuentes que sufre un frigorífico es el de su fuente de alimentación o también en el compresor. Y es que aunque los recambios Liebherr son de excelente calidad sino estamos pendientes de cuestiones como las subidas de tensión eléctrica o nuestra red no es estable eso puede afectar seriamente al punto de fundirlo.

Otras averías que son clásicos entre los profesionales que nos dedicamos a la reparación y al servicio técnico de repuestos Liebherr es el de las perdidas de presión en el compresor del frigorífico al mover bruscamente el aparato, al no mantenerlo en una superficie plana o al ponerlo en marcha inmediatamente después de una mudanza sin dejar asentar todos los fluidos.

Para entenderlo tenemos que explicar que el sistema de un frigorífico es un circuito cerrado por donde circula el gas refrigerante y este recorre toda la parte posterior del frigorífico, luego para que este se ponga en marcha se activa el motor del compresor que al encenderse recorre todo el restante convirtiendo o condensando el gas frio que se convierte en liquido caliente, expulsando el calor al exterior y enfriando en la parte interna de caja que cerrada lo conserva frio.